Nurseclinic's Blog

INTERVENCION DE ENFERMERIA

Atención de enfermería

En el nivel terciario de atención con el paciente de ECV está dirigido a la investigación, rehabilitación e intervención para el apoyo del paciente en su adaptación a determinadas dificultades ocasionales por problemas de salud, aceptando los efectos de eventuales discapacidades. El objeto de este nivel consiste en la consecución de un grado de satisfacción óptima de las necesidades personales básicas a pesar de las limitaciones temporales o permanentes impuestas por el estado de salud, su posterior recuperación mediante la fisioterapia y rehabilitación hasta el logro de su incorporación a la familia y la comunidad.

El personal de enfermería debe conocer las principales investigaciones como TAC, ECODOPPLER, pruebas diagnósticas contrastadas para su ulterior explicación al paciente y preparación psicológica. Además, debe interpretar las cifras de los complementarios como el hemograma, hematócrito, glicemia, ionograma, así como el resto de las investigaciones realizadas. Así como también, establecer relación enfermera-paciente-familia y el personal de enfermería que atiende a estos pacientes deben ser: licenciadas en enfermería, especializadas o recibir entrenamiento para el manejo de estos pacientes.

Entre sus funciones en el nivel terciario están:

  • Realizar acciones de promoción de salud conociendo los factores de riesgo de mayor incidencia.
  • Mantener las medidas de asepsia y antisepsia.
  • Realizar el PAE.
  • Ofrecer una dieta hiposódica, hipograsa y cumplimentar el tratamiento indicado.
  • Realizar ejercicios pasivos en los primeros días y continuar los activos posteriormente.
  • Movilización de los diferentes decúbitos para la prevención de úlceras por presión.
  • Observar cualquier evidencia de complicación.
  • Acompañar al paciente a la realización de pruebas diagnósticas dentro y fuera de la institución.
  • Contribuir en la rehabilitación.

Manejo del paciente con enfermedad cerebrovascular en fase aguda

El sistema escalonado de atención al paciente con ECV, debe responder a la variante tiempo. Todo ictus se presenta como un inicio rápido del defecto neurológico, pero sus causas pueden variar ampliamente.

Cada tipo tiene tratamiento diferente, sin embargo es común para todos, la necesidad de un diagnóstico y tratamiento rápido, si es posible en las primeras horas de iniciado el daño encefálico, evitando que éste progrese o se haga permanente. Las nuevas estrategias de tratamiento que se desarrollan actualmente son efectivas en las primeras horas de la enfermedad.

Para ello los diferentes sistemas de atención del Sistema Nacional de Salud (SNS), deben realizar cambios críticos en la organización, el conocimiento y la mentalidad con que se enfrentan los pacientes con ictus.

Organizativamente, deben implementarse escalones de tratamiento que constituyen “la cadena de recuperación del ictus”:

  1. Sistema de respuesta emergente prehospitalaria (SREP) (PPU)
  2. Servicio de emergencia hospitalaria (SEH)
  3. Salas de cuidados cerebrovasculares; UCIM o UCI
  4. Educación pública

El sistema de respuesta emergente prehospitalaria

Con personal entrenado en la identificación correcta de la ECV y su manejo emergente, con recursos para su traslado rápido al servicio de emergencia hospitalario. La aplicación futura de la trombólisis requiere una respuesta especialmente rápida y debemos estar preparados para ello.

La estancia en este escalón no debe superar los 30 min, debiéndose realizar en la misma:

  • Identificación del paciente con la ECV
  • Determinación de signos vitales y cuando corresponda aplicar las medidas de apoyo vital.
  • No administrar medicamentos hipotensores ni soluciones glucosadas, ni realizar punción lumbar. (Estas medidas lejos de ayudar pueden contribuir al deterioro del paciente).
  • Garantizar el traslado rápido al servicio de emergencia del hospital correspondiente.

El servicio de emergencia hospitalario

Con personal especializado y protocolos para la atención del ictus, para imponer tratamiento según normas establecidas; así como identificar y tratar complicaciones asociadas.

La estancia en este escalón no debe superar 1 h. En el mismo se debe realizar:

  • Evaluación clínica del paciente por personal especializado corroborando la presencia del ictus e identificando su tipo (sospecha clínica).
  • -. Realizar intubación endotraqueal si existe afectación de la conciencia o compromiso ventilatorio.
  • Canalización venosa y administrar solución salina al 0,9 % o solución expansoras de volumen a 30-50 ml cada hora (1 000 cada 12 h.). Nunca administrar soluciones glucosadas o hipotónicas.
  • Suspender la vía oral en las primeras 12 h. Colocar sonda nasogástrica y abrirla a bolsa colectora las primeras horas con vista a evitar broncoaspiración, manteniendo la misma de presentar toma del sensorio.
  • Manejo adecuado de la presión arterial, evitando los descensos bruscos de ésta.
  • Valorar la administración de óxigeno si necesario.
  • Tomar muestras de sangre para estudios complementarios de laboratorio.
  • Realizar electrocardiograma y radiografía toráxica, en busca de posible fuente embolígena o complicación cardiopulmonar secundaria al ictus.
  • Realizar TAC, tan rápido como sea posible, para verificar presencia o no de sangre u otro proceso de diagnóstico diferencial.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El tema Toni. Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: